Gestión Ágil de Proyectos

La gestión ágil de proyectos implica un enfoque iterativo e incremental para planificar y guiar los procesos del proyecto.

Un proyecto ágil se completa en pequeñas secciones llamadas iteraciones.

Cada iteración es revisada y puesta a prueba por el equipo del proyecto. Los conocimientos adquiridos a partir del feedback de una iteración se utilizan para determinar cuál debe ser el siguiente paso en el proyecto.

El principal beneficio de la gestión de proyectos ágiles es su capacidad para responder a los problemas que puedan surgir a lo largo del transcurso del proyecto.

Hacer un cambio necesario para un proyecto en el momento adecuado puede ahorrar recursos y, en última instancia, ayudar a entregar un proyecto exitoso a tiempo y dentro del presupuesto.